16 de septiembre de 2011

Pimientos rellenos de pollo y champiñones

Los pimientos se pueden consumir tanto crudos como cocinados. Por lo general, las variedades alargadas y finas son más adecuadas para freír, mientras que los más carnosos son utilizados para asar o rellenar.

Gracias a la producción en invernadero están disponibles en el mercado durante todo el año, aunque su cultivo se produce de verano a otoño.

A la hora de comprarlos, es conveniente seleccionar los pimientos carnosos, duros, pesados en proporción a su tamaño, muy firmes, de color brillante, piel lisa y sin golpes o magulladuras. El estado de su tallo, ha de ser firme y crujiente. Si presentan arrugas o manchas, significa que han estado almacenados durante demasiado tiempo, lo que provoca una pérdida de nutrientes y de sabor.

Una vez en casa se aconseja guardar los pimientos en el frigorífico y dentro de una bolsa de plástico perforada y así se conservan hasta quince días. Una vez asados y pelados, también se pueden congelar, escaldándolos con anterioridad en agua hirviendo durante unos tres minutos.


Ingredientes:

- 1 pechuga de pollo picada.
- 1 bandeja grande de champiñones frescos.
- Perejil picado.
- 2 chalotas.
- Mayones Ibarra sin azúcar.
- 2 dientes de ajo.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- Hierbas provenzales.
- 1 tomate maduro.
- Aceite de Oliva.
- Sal.


Preparación:

- Picamos los ajos y el perejil, y lo mezclamos con la pechuga de pollo picada.
Salamos y dejamos reposar media hora.
- Precalentamos el horno a 180º.
- Les quitamos con cuidado el rabito a los pimientos y vacíamos las semillas. Los lavamos y los colocamos en la fuente del horno con un chorrito de aceite de oliva por encima y sal, durante unos 25 minutos o hasta que estén tiernos pero firmes. Luego, retíralos y deja que se templen.


- Mientras, vamos picando las chalotas y pochándolas a fuego bajo, en una sárten con un fondo de aceite.
- Cuando comiencen a estar blanditas, incorporamos los champiñones cortados en trocitos pequeños.
- Una vez hayan perdido volumen, agregamos el pollo y rehogamos todo junto.
- Sazonamos con hierbas provenzales al gusto, y removemos bien.
- Escaldamos en agua un tomate maduro, lo despojamos de la piel y lo esmagamos un poco con ayuda de un tenedor.


- Lo añadimos al pollo, al igual que al vino blanco. Dejamos reducir,comprobamos de sal, reservamos fuera del fuego y dejamos que temple.
- Con esta preparaciòn vamos rellenando bien los pimientos, y colocándolos en la fuente para servir.
- Para terminar, cubrimos con mayonesa la parte por donde los hemos rellenado.
- Los metemos en el horno apagado durante unos minutos, justo el tiempo de calentar un poco la mayonesa, y listos para servir.



Imprimir

15 de septiembre de 2011

Bizcocho de nata y nueces

Algo dulce hoy que ya tocaba ¿verdad?. He pillado al personal por banda y les he preguntado que bizcocho les apetecía, y sin dudarlo, me han pedido que les prepare este. Es la mar de sencillo, super suave, esponjoso, tierno, y  ligeramente dulce.

Esta vez no he mezclado las nueces con la masa una vez la he tenido lista. Como podrás leer en su preparacion, las he añadido troceadas una vez la masa está en el molde. Vamos, que por encima. Así, en el momento de darle la vuelta al molde, cuando el bizcocho esté frío y se vaya a desmoldar,  las nueces apareceran en la corona del bizcocho y no en la base, ya que tienden a bajarse mientras se hornean (cosa que agradezco, así no se rompe o deshace el bizcocho al cortarse ).

Si las quieres por todo el bizcocho, solo has de enharinar ligeramente las nueces antes de agregarselas a la masa. Eso, ya como más te apetezca, el bizcocho quedará igualmente rico.



Ingredientes:

- 1/2 lt de nata La Asturiana.
- 300 grs de harina de repostería.
- 150 de azúcar.
- 5 huevos y 3 yemas.
- 1 sobre de levadura Royal.
- Ralladura de 1 limón.
- 100 grs de nueces.
- Mantequilla.


Preparación:

- Precalentamos el horno a 180º.
- Comenzaremos después, batiendo la nata con el azúcar, el cual se lo iremos añadiendo gradualmente.
- Cuando la tengamos semi batida, agregamos los huevos y las yemas ( ambos previamente batidos ), junto con la ralladura del limòn.
- Seguimos batiendo hasta obtener una masa homogénea y bien mezclada.
-  Tamizamos la harina y la levadura, y se la vamos agregando a la masa de forma envolvente y gradual, para que no se formen grumos.
- Engrasamos un molde con mantequilla y un poco de harina, y vertemos la masa en él.
- Esparcimos las nueces troceadas con las manos , y luego , con ayuda de una cucharilla las ayudamos a hundirse un poquito en la masa.
- Horneamos a 180º durante unos 45 - 50 minutos.
- Una vez listo, dejamos enfríar y desmoldamos para decorar con azúcar glas.




Imprimir

14 de septiembre de 2011

Ensalada de garbanzos con pollo y verduras

Hoy os dejo con una ensalada bien rica y que puede degustar tanto caliente, tibia o fría. De cualquiera de esas formas entra de maravilla, aunque si sigue esta calor, bien fresquita creo que es la mejor opción.
Una combinación de verduras y legumbres muy apetecible para quienes gusten de ellas como es mi caso, y que junto con el pollo hacen de esta ensalada un plato único y completo.

En esta ocasión, tanto el repollo como la lombarda van cocinadas, pero podeís preparar la ensalada con ellas crudas. El repollo, resulta muy indicado para consumirlo crudo en ensaladas, y la col lombarda, por su sabor suave y ligeramente dulce resulta también un buen complemento.

Además, así podemos aprovechar mejor las propiedades nutritivas, ya que al consumirse crudas, mantienen todas sus cualidades. Pero eso ya, para gustos.


Ingredientes:

- 300 grs de garbanzos cocidos.
- 400 grs de pechuga de pollo.
- 1 calabacín.
- 1 cebolla morada.
- 1 diente de ajo.
- 1 zanahoria.
- 1 vaso de agua o caldo de verduras.
- 1/2  repollo blanco pequeño.
- 1/2  lombarda pequeña.
- Perejil.
- 1 cucharadita generosa de comino.
- Aceite de Oliva.
- Sal y pimienta.


Preparación:

- Cortamos la pechuga de pollo en tacos o en tiras, como queraís. Y que sean más o menos iguales.
- Lo colocamos en un bol, y le añadimos el diente de ajo,y el perejil picaditos. Más dos cucharadas de aceite de oliva. Mezclamos y dejamos macerar una media hora.
- Una vez transcurrido ee tiempo, rehogamos en una sárten antiadherente durante 5 minutos. Salpimentamos y reservamos.
- Pelamos y picamos la cebolla,lavamos y cortamos en juliana el repollo y la lombarda. Y sofreímos todo junto con un chorrito de aceite hasta que las verduras comiencen a perder volumen.
- Raspamos la zanahoria y se la agregamos cortada en bastoncitos.



- Lavamos y despuntamos el calabacín, lo partimos a lo largo por la mitad. Repetimos la misma operación con las dos mitades. Y luego, cortamos trozos más o menos iguales.
- Lo añadimos a la sárten de la cebolla con las verduras, y regamos con un vaso de agua o caldo de verduras. Salpimentamos y dejamos cocer durante cinco minutos.
- Escurrimos los garbanzos del líquido de convervación y los enjuagamos con agua del grifo. Escurrimos de nuevo y añadimos a la sárten.
- Proseguimos con la cocciòn unos dos o tres minutos más.
- Por último, agregamos el comino y el pollo. Mezclamos bien durante un minuto, y ya tendremos la ensalada lista.


Imprimir

13 de septiembre de 2011

Mejillones a la vinagreta

El mejillón es un producto sano, dietético, y equilibrado, rico en proteínas, vitaminas y sales minerales. Esta es una buena razón para saborear este producto tan característico de las rías gallegas, considerado el mejor del mundo.

El mejillón de Galicia ( Denominación de Origen Protegida )tiene una característica forma de hacha, puntiaguda y gruesa en el extremo anterior. Su concha está formada por dos valvas iguales cubiertas externamente por una capa de color negro azulado. En su aspecto interno, el manto, tiene normalmente un color crema anaranjado muy distinto al blanquecino de las restantes zonas de producción.

Se alimenta por filtración, aprovechando el fitopláncton que se encuentra en el agua del mar. Su capacidad de filtración es excepcional, llegando a filtrar hasta 8 litros de agua a la hora.
Como alimento, el mejillón de Galicia es una fuente proteica de excelente calidad, con valor nutritivo similar al de la merluza, la langosta y a la mayoría de los animales marinos comestibles. Teniendo asegurado un rendimiento de carne que hace de él un producto de primerísima calidad, tanto por su tamaño como por su incomparable sabor.


Ingredientes:

- 1 kg de mejillones.
- 1 hoja de laurel.
- 1/2 vaso de vino blanco Albariño.
- 1/2 pimento rojo.
- 1/2 pimiento verde.
- 1/2 pimiento amarillo.
- 1 cebolla.
- Perejil.
- 1 Tomate.
- Aceite de Oliva Virgen Extra.
- Sal.
- Vinagre de Jérez.



Preparación:

- Limpiamos bien los mejillones por fuera, y los abrimos al vapor en una olla, con el vino blanco y la hoja de laurel.
- Una vez abiertos, los dejamos enfríar y luego los despojamos de una concha.
- Picamos todas las verduras, y las colocamos en un bol.
- Preparamos la vinagreta con el aceite, un poco de sal, y el vinagre al gusto, y lo vertemos por encima de las verduras picadas.
- Removemos bien, y rellenamos los mejillones.
- Metemos en la nevera hasta el momento de servir.



Imprimir

12 de septiembre de 2011

Carne "Ó Caldeiro"

Hoy os traigo una receta típica gallega, a base de carne cocida con patatas. Entre otras viandas, este plato forma parte del menú en las fiestas de Lugo por San Froilán. Es una receta sin complicaciones, con pocos ingredientes, sencilla de preparar, y con un resultado para mi gusto riquisimo, gracias al unto y al pimentón, que le pone al plato un sabor especial. Y claro está, con ayuda también de buena matería prima, como es la carne de ternera gallega y nuestras patatas.

Cuenta la historía que este plato nació como resultado de los transportes que realizaban los arrieros gallegos y maragatos desde el puerto de La Coruña hasta los mercados del centro de España, las regiones que antiguamente se llamaban Castilla la Vieja (y Madrid).

Desde Galicia se enviaba en caravanas al centro de España, pulpo seco, congrios, bacalao salado, arenques, sardinas ahumadas y lampreas secas, y se traía de vuelta a Galicia pimentones, sal, aceites...
Durante estas largas travesías, la alimentación se basaba en lo que cada cual llevaba en las alforjas, o se aprovechaba para hacer trueques en los grandes mercados y ferias de ganado que se iban encontrando por el camino.

Las recetas que se preparaban eran sencillas, ràpidas, y reconfortantes para el cuerpo en el largo trayecto. Un poco de todo, al caldero, y a comer.
Así que, por necesidad, y por adaptación a los medios que había de antaño, así fue como la receta de  “carne ó caldeiro” se dió a conocer.


Ingredientes:

- 1 1/2 kg de falda de ternera con hueso.
- Patatas gallegas ( una o dos por comensal).
- Pimentón dulce (al gusto).
- 100 grs de unto ( grasa blanca que recubre los intestinos del cerdo, a la que se le echa sal gorda, se enrrolla sobre sí misma y se deja enraciar en sitio fresco, o se cuelga para ahumarlo).
- Sal.
- Aceite Virgen Extra.


Preparación:

- Se trocea la carne en trozos más o menos de 200 grs, y se pone a cocer con el unto y sal.
- Cuando ya esté medio cocida le echamos las patatas peladas y enteras.
- Una vez servida en la fuente, la aliñamos como si de pulpo se tratase. Con un buen chorrete de aceite de oliva por encima, y espolvoreada con pimentón.


No me digaís que no es fácil eh, así que hala .........a animarse que vereís que cosa más rica.


Imprimir

10 de septiembre de 2011

Risotto de setas de chopo

Como todas ya sabeís, el secreto de un risotto, es la lenta y cuidada cocción del arroz. El sabor neutro que tiene este cereal, permite además combinarlo con numerosos ingredientes, dando la posibilidad de adaptarse al gusto de cada comensal, y a un amplio y variado recetario.
Hoy un risotto con setas de chopo, que particularmente me encantan. Su recolección es durante casi todos los meses del año, excepto los meses de invierno. La mejor época tiene lugar en agosto, septiembre, y octubre tras las lluvias.
Así que hay que aprovechar a consumirlas, y que mejor que en un sabroso y cremoso risotto.


Ingredientes:

- 300 grs de arroz Arborio.
- 300 grs de setas de chopo (podeís utilizar varias y las que más os guste).
- 1 chalota.
- 2 dientes de ajo.
- 1 pastilla de caldo de pollo.
- 1/2 vaso de vino blanco Albariño.
- 100 mlts de nata para cocinar.
- 80 grs de queso parmesano.
- 4 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
- Una nuez de mantequilla.
- Sal.


Preparación:

- Lavar las setas y dejarlas escurrir bien encima de papel absorvente.
- En un cazo con un litro de agua, desmenuzar la pastilla de pollo, llevar a ebullición, y reservar siempre caliente.
- Calentamos en una olla, el aceite con la mantequilla.
- Agregamos la chalota picada y el ajo, y dejamos pochar a fuego suave hasta que se ablande.
- Agregamos las setas, removemos y vertemos el vino blanco. Dejamos reducir.


- Será el momento de añadir el arroz, a partir de este punto, removeremos siempre el arroz a fuego lento, e iremos añadiendo caldo caliente poco a poco, para que lo vaya absorviendo y cociéndose a la vez.
- Unos cinco minutos antes de finalizar la cocción,probaremos de sal, y le rallaremos el queso parmesano y la nata.
- Volveremos a remover durante unos minutos para que el queso se funda.
- Apartarlo del fuego, y dejarlo reposar tapado unos minutos antes de servirlo.

Imprimir

8 de septiembre de 2011

Espárragos en vinagreta

Para mi gusto, una de las dos mejores formas de saborear estos deliciosos vegetales, es acompañarlos de una salsa vinagreta o un poco de mayonesa. Aunque eso no quita que sean un ingrediente muy refrescante para las ensaladas, que en una menestra de verduras sea un complemento ideal, o que simplemente solos hagan las delicias de aquellos que gustamos de su sabor. Estos son los que me envió Tito, " Espárragos de Navarra", eran enormes y estaban buenísimos. Sin duda alguna espárragos de una gran calidad, suaves y de un sabor extraordinario.


Ingredientes:

- Espárragos blancos.
- 1 huevo.
- 1 cebolla morada.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1/2 medio pimiento verde.
- Pimiento morrón.
- 4 cucharadas de aceite de Oliva.
- Perejil.
- Vinagre de Jerez.
- Sal.
- Pimienta blanca.


Preparación:

- Cocemos el huevo en agua con sal, durante 12 minutos.
- Lavamos y picamos el perejil, la cebolla y los pimientos.
- En un bol, echamos 2 o 3 cucharadas de vinagre, sal y pimienta.
- Agregamos el aceite y el perejil, y batimos con varillas de mano, hasta que nos quede una mezcla bien emulsionada.
- Refrescamos el huevo cocido en agua fría, lo pelamos, y dejamos que enfríe. Luego lo picamos y lo añadimos a la vinagreta. Incorporamos también la cebolla y los pimientos.
- Escurrimos los espárragos, y los colocamos en una fuente.
- Cortamos unas tiras de pimiento morrón, y las colocamos encima de los espárragos.
- Regamos con la vinagreta, y metemos en la nevera hasta el momento de servir.



Imprimir