30 de septiembre de 2010

Brochetas de langostinos en salsa de pistachos

Sin duda, uno de los mariscos más consumidos y que resulta fácil de acompañar para todo tipo de ocasiones y salsas, pero que precisan de unas pequeñas reglas a hora de su preparación. Su cocción no debe de ser excesiva, con un par de minutos es más que suficiente, justo el tiempo necesario hasta que cambian de color, de esta manera no perderan jugosidad. Es preferible que se cuezan en pequeñas cantidades y no todos a la vez, resulta un poco más laborioso pero merece la pena. A la hora de resfrecarlos, una vez ya cocidos y escurridos, se tiene que producir un choque entre el agua hirviendo y el agua helada, también salada. Así que colocándolos en un recipiente de agua con abundante hielo y sal, se conseguirá el efecto. Esto provocará que el punto de cocción sea el idóneo y que se pelen fácilmente al crearse una capa de aire entre la carne y la piel, que hace que se esta se separe sin problemas, además de darle brillo a los langostinos si no se pelan, y endurecer la carne. Es uno de los mariscos que más me gustan, simplemente a la plancha o hervidos ya están para chuparse los dedos, pero si se les prepara una salsa, eso es el paraíso.



Ingredientes:

- 500 grs de langostinos frescos.
- 150 grs de pistachos pelados.
- 3 ramitas de perejil.
- 1 cucharada y media de pan rallado.
- 1 dl de aceite de oliva virgen extra.
- 1 tomate maduro.
- 3 dientes de ajo.
- 2 cucharadas de vinagre de Módena.
- Sal.
- Agua de mar.



Preparación:

- Escaldamos el tomate unos segundos en agua hirviendo. Lo dejamos enfriar, lo pelamos y lo troceamos.
- Pelamos los ajos, y tostamos ligeramente el pan rallado en una sartén antiadherente.
- En el vaso de la batidora, trituramos los ajos con la mitad del perejil, el tomate troceado,100 grs de pistachos pelados, y una pizca de sal.
- Agregamos el vinagre y el aceite, y batimos hasta obtener una mezcla emulsionada.
- La pasamos a una salsera y la tapamos con papel film. Reservamos en el frigorífico hasta la hora de servir.
- Seguidamente calentamos agua de mar en un cazo(de no ser posible, añadimos agua,una cucharadita de sal y un par de hojas de laurel).


- Los agregamos al agua en cuanto comience a hervir.
- Cocemos durante unos 2 o 3 minutos, el tiempo justo para que cambien de color.
- Los escurrimos bien, los metemos en un bol de agua fría con sal para cortar la cocciòn, y luego los pelamos sin retirar el extremo de las colas.
- Picamos el resto de los pistachos, y los mezclamos con el perejil restante y el pan rallado tostado.
- Vamos insertando los langostinos una vez fríos en las brochetas de madera, engrasándolos ligeramente en un poco de aceite.
- Los pasamos por esta preparación, apretando suavemente para que se adhiera bien.
- Los servimos en seguida, junto con la salsa reservada en un recipiente aparte.




Fuente: Revista Comer Bien
Imprimir

29 de septiembre de 2010

Limoncello (licor de limón)

El limoncello es un licor de origen italiano, concretamente de la región de Campania. Y que se obtiene de la maceración de limones en alcohol. Está buenísimo, y además resulta ser de lo más digestivo tomarse un chupito despuès de la comidas. Pero bueno, eso ya a gusto del consumidor. En mi caso imposible tomarme solo un traguito aunque sea después del almuerzo...acabaría cantando por bulerias, y además tendría más peligro que Eduardo Manostijeras preparándose una macedonía :). La verdad es que soy más de utilizarlo para la respostería.
Pero si, reconozco que es un licor delicioso (hablo del casero eh),  en mi casa cuando tengo invitados,  el subsodicho dura menos que Pinocho en un aserradero.
En fin, aprovechando que una amiga de la familia me ha regalado un litro de caña de Holanda, y me ha pasado la receta, os la dejo aqui a vosotras por si os interesa y quereís prepararlo también en casa. Eso si, una vez listo, lo perfecto es conservarlo a 20 grados bajo cero, a ser posible. Toma más cuerpo, y bien fresquito es como mejor sabe y debe de tomarse. !!Salud y que os guste!!.

Ingredientes:

- 1 lt de caña de Holanda (puedes sustituirlo por orujo, aguardiente.. etc)
- 1/2 kg de azúcar.
- 3 limones maduritos (solo la piel y muy finita).
- 1 rama de canela.


Preparación:

- Pelamos los limones, con cuidado de no llevarte la parte blanca, amargaría el licor.
- Las metemos dentro de una botella (yo utilicé una de coca -cola bien limpia).
- Agregamos el azúcar con ayuda de un embudo. Y luego la  rama  de canela.
- Por último, vertemos la caña y agitamos bien durante unos minutos.
- Pasados 4 días, retiramos la rama de canela, y dejamos macerar el licor durante 20 dìas más.
- Una vez pasado ese tiempo, colamos el licor para una botellita de cristal, y lo conservamos en la nevera. Pudiendo disfrutar ya de un exquisito licor de limón.


Imprimir

28 de septiembre de 2010

Premios Canal Cocina

Como ya tod@s sabeìs, durante el verano me he ausentado del blog y no he publicado ninguna entrada. Pero si he enviado recetas a Canal Cocina, concretamente a dos de sus concursos.
El primero, se celebro en las fechas del 01 de Abril de 2010 - 01 de Junio de 2010, y se llamaba "Recetas con sabor a vino".


Fuí una de las ganadoras con mi receta de " Cazuela de merluza a la marinera". La cúal podeís ver clikeando sobre el nombre del plato.
Con tal motivo, me llegaron a casa dos maravillosos libros:

*"Entender el vino" de Carlos Falcó.
Una guía completa y actual para disfrutar de un completo recorrido por el mundo del vino. Recomendado tanto para los aficionados a la enología, como para especialístas en el tema. De la mano de Carlos Falcó se aprende a compar y guardar las botellas, a efectuar catas paso a paso, a distinguir el origen de cada cepa, los matices de color, la textura, el aroma, el cuerpo, los diferentes sabores y edad de los caldos, la temperatura idònea a la que se deben mantener y servir, pasando incluso por la diferenciaciòn de calidad de las cosechas según su año y regiòn.


*" El hijo de la vid" de Carlos Clavijo.
Un relato emocionante que nos transporta al corazón de la tierra de los viñedos para contarnos lo que sus protagonistas, cientos de campesinos y empresarios, han vivido y sufrido para sacar adelante uno de los vinos más respetados. Un comienzo arrollador que te arrastra al interior de la novela, construida a base de aventura. La aventura de los bodegueros riojanos y la historia del vino de Rioja.


El segundo concurso al que me presenté, fue celebrado entre las fechas del 16 de Abril de 2010 - 30 de Junio de 2010. Y se llamaba "Tortilla 2.0 con El cocinero Fiel".


Volví a ser una de las ganadoras con mi "Tortilla de lacòn gallego". Y que publicaré proximamente.
Esta vez, me llego a casa un simpático gorro de cocinero, cuchara y tenedor de palo, mochila de El cocinero Fiel, y el recien estrenado libro de Txaber Allué. Estupendo y desenfadado recetario, con trucos y comentarios de los internautas. Un libro de cocina super recomendable.


Mil gracias a Canal Cocina y a Txaber, por haber elegido mis recetas entre tantas que se enviaron. Y por supuesto, y aunque sea algo tarde, mis felilicitaciones a los demás ganadores.

26 de septiembre de 2010

Salmón con hierbas provenzales

Para poder disfrutar al máximo de su textura, su jugosa carne y de su delicado y penetrante sabor, sólo hay un secreto, "no hacerlo demasiado". El tiempo aconsejado de cocción varía en función del tipo de preparación. En este caso, tanto a la parrilla como a la plancha, un minuto por cada lado para los filetes, y tres minutos para los lomos, dado que son algo más gruesos. Como resultado servirás en tu mesa un sabroso plato de salmón, que acompañado de una buena ensalada hara las delicias de quienes, como en mi caso, adoran su carne.



Ingredientes:

- Salmón (en mi caso, la cola abierta en dos y sin la espina central)
- Aceite de oliva.
- Hiervas provenzales al gusto.
- Sal.
- Perejil.
- Pimienta blanca.
- 1 limón.



Preparación:

- Lavamos bien los lomos y los dejamos escurrir.
- Adobamos generosamente con las hierbas provenzales, y luego añadimos la sal, el perejil y la pimienta.
- Colocamos los lomos en una fuente, rocíamos con el zumo del limón, y un chorrito de aceite.
- Tapamos con papel film, dejándolo en la nevera durante toda la noche.
- A la hora de prepararlo, solo es cuestión de calentar bien la plancha, y dejar que el salmón se haga por ambos lados.
- Podeís ir utilizando el líquido que ha soltado durante la noche, para ir regando el salmón mientras se prepara.



Imprimir

24 de septiembre de 2010

Ensalada fría de macarrones tricolor

Las ensaladas de pasta son un plato de rápida preparación, que además de gustar a toda la familia, suponen una buena fuente de nutrientes. Son muchos los ingredientes que pueden formar parte de ellas, añadiéndoselos al gusto y preferencias de cada cual. Con la llegada del buen tiempo y la subida de las temperaturas son ideales, ya que se comen frías y resultan un plato muy completo. Sin duda alguna, una opciòn interesante para tomarla bien fresquita en el verano.


Ingredientes:

- 350 grs de macarrones tricolor.
- 2 latas de atún
- 4 huevos.
- 1 bote pequeño de maiz.
- Aceitunas negras
- Aceitunas rellenas de anchoa.
- 6 palitos de cangrejo.
- 250 grs de gambas peladas.
- Vinagre de manzana.
- 1 cucharadita de ajo molido.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Tomillo(al gusto)


Preparación:

- Comenzaremos cociendo la pasta el dente, en una olla con agua, sal,tomillo, y el ajo molido.
- Una vez cocida, la escurriremos y rociaremos un poco de aceite de oliva por encima, para que al enfriar no se nos pegue.
- Luego coceremos los huevos durante 12 minutos, y seguidamente daremos un hervor a las gambas peladas.
- Partiremos los huevos en gajos, y reservaremos las gambas.
- Iremos agregando los ingredientes restantes. Primero el atún, después los palitos de cangrejo cortados en rodajas gruesas, el maiz, las aceitunas de dos clases cortadas a la mitad , y por último, los huevos cortados en gajos.
- Aliñaremos con una salsa vinagreta compuesta de aceite de oliva, vinagre de manzana, ajo molido, sal y un poco de tomillo.
- Y si, con mayonesa o salsa rosa, también está de vicio :)




Imprimir

23 de septiembre de 2010

Tortilla de espinacas y jamón serrano

Como ya he dicho en alguna que otra ocasión, aunque me encanten las verduras, las espinacas no son lo mio. Por ese motivo no las preparo a menudo, pero cuando lo hago, siempre he de comérmelas camufladas, sino..no hay manera. En esta ocasión, quise aprovechar un paquete que tenía congeladas, y preparé una tortilla, que para mi asombro no me desagradó en absoluto. Queda super jugosa, tiernita, y creo que de un día para otro hasta está más rica. Mi hija por supuesto, ni la cató, faltaría más,.....es verde jajajaja.



Ingredientes:

- 800 grs de espinaca congelada.
- 1 cebolleta grande o dos medianas.
- 2 o 3 dientes de ajo.
- 4 lonchas de jamón serrano.
- 6 huevos.
- ACeite de oliva.
- Sal.


Preparación:

- Comenzamos picando las cebolletas y los ajos, muy... muy picaditos.
- En una olla hervimos las espinacas como indica el fabricante, con un poquito de sal.
- Una vez listas, las reservamos en un escurridor para que pierdan toda el agua que les sobra.
- En una sartén, con un chorrito de aceite de oliva dejamos pochar las cebolletas y los ajos a fuego medio.
- Cuando veamos que están blanditas la cebolletas, incorporamos el jamón serrano picado.
- Volvemos a rehogar unos minutos, hasta que el jamón cambie de color.


- Incorporamos las espinacas. Eso si, bien escurridas. Si es necesario, las apretaremos un pelin con las manos.
- Rehogamos todo bien, y mientras tanto en un bol,batimos los huevos con otro poquito de sal.
- Agregamos las espinacas al bol, mezclamos bien, y echamos todo en la sartén bien caliente.
- Dejaremos que se cuaje a fuego lento, y en cuanto esté doradita por un lado, le daremos la vuelta para terminar de cuajarla por el otro.






Imprimir

21 de septiembre de 2010

Rissoto de atún y perejil

La gastronomía italiana destaca sobre todo por su pasta al dente, pero también en el caso del arroz los italianos han encontrado una forma de cocinarlo que lo hace inconfundible: un arroz cremoso, blando por fuera, pero que a la vez, su interior ofrezca cierta resistencia a ser mordido, resultando un plato cremoso que se come con cuchara. Un buen resultado final se consigue empezando con una buena base: y la base aquí es el arroz. De su elección dependerá en gran medida conseguir o no un buen rissoto. Para que el plato adquiera espesor y la cremosidad que lo caracteriza, lo mejor es utilizar un arroz con un porcentaje alto de amilasa, una parte de su almidón que se deshace durante la cocción y que es el que espesa el caldo.Las mejores variedades de arroz para rissoto son:  la arborio, la baldo, la violane, la nano y la carmaroli.
Si no es posible encontrar las variantes idóneas para el rissoto, se puede recurrir a cualquier arroz de grano redondo, pero nunca de grano largo ni evaporado.

Imgredientes:

- 1 vaso de arroz especial para rissoto o arroz de grano redondo.
- 1 lata de atún al natural.
- 1 litro de caldo de carne
- Queso parmesano rallado al gusto
- 2 cucharadas de aceite de oliva.
- 1 cucharada de mantequilla.
- Sal.
- Perejil
- 1 chorrito de vino blanco.
- 1 chalota.
- 100 mls de nata para cocinar.




Preparación:

- Picar finamente la chalota, e incorporarla a una sárten con el aceite y la mantequilla ya calientes.
- Rehogarla a fuego lento, y cuando esté transparente agragar el arroz.
- Removerlo un par de minutos, e ir vertiendo el caldo (use una pastilla de Avecren) de a pocos, y que siempre deberá de estar caliente.
- Añadir un chorrete de vino blanco, y sin dejar de remover , iremos probando el arroz hasta que tenga la textura adecuada, al igual que iremos añadiendo más caldo sin dejar que el arroz nos quede seco.
- Justo antes de retirarlo del fuego, añadimos el atùn desmenuzado, el queso, el perejil, y la nata. Todo sin dejar de remover nunca el rissoto.
- Comprobamos de sal, seguimos removiendo unos minutos más, y retiramos del fuego, dejándolo reposar unos 15 minutillos antes de servir.


Imprimir

Quiché de calabacín, pavo y queso azul

!!Qué requetebuenas las quichés!!. ¿A vosotr@s no os gustan?, personalmente las encuentro deliciosas. Tartitas saladas que se comen de maravilla tanto calientes, templadas o frías. Además de admitir toda clase de ingredientes, que esa es otra cosa a su favor. Esta vez, preparé una aprovechando el queso azul que me habìa sobrado para hacer la salsa a una pasta que publicaré más adelante, unas lonchas de pavo que comenzaban a tener toda la pinta de estar ya en las últimas, y que evidentemente no eran jamón serrano porque de ser así ya hubieran volado... y un calabacín que si pudiera hablar, me díria: ¿qué pacha contigo, xurri?, ¿no estoy lo suficientemente buenorro para ti?...!!jamematen, ahi te pudras tù también!! jajajajaja. Así que acabé apiadándome de él, y lo integré con todo lo demás en la quiché. El resultado...buenísimo :)



Ingredientes:

- Masa quebrada ( 200 grs de harina, 100 grs de mantequilla, 1 yema de huevo, 1 cucharada de agua fría).
- 1 calabacín.
- 1 puerro.
- 2 huevos.
- 50 grs de queso azul.
- 4 lonchas grandes de pavo.
- Pimienta.
- Nuez moscada.
- 1 vaso de nata líquida para cocinar.
- Queso rallado para fundir al gusto.



Preparaciòn:

- Mezclar los ingredientes para la masa base, y amasar hasta tener una pasta homogénea, que reservaremos envuelta en papel film en la nevera, una media hora.
- Mientras preparamos el relleno, lavando y cortando el calabacín en rodajas (de grosor un tamaño intermedio), y el puerro en rodajas (solo la parte blanca).
- Lo salteamos a fuego medio-bajo en una sárten con un poco de aceite de oliva. Salamos y agregamos el pavo cortado en trozos irregulares y no muy grandes.
- En cuando se hayan rehogado bien, apartamos del fuego y reservamos
- En una cacerola a parte, vertemos la nata y los huevos. Batimos con varillas de mano, y añadimos el sal, pimienta, nuez moscada y el queso azul.
- Removemos hasta que el queso se deshaga y todos los ingredientes se mezclen bien. Reservamos.
- Estiramos la masa que ya habrá reposado en la nevera, cubrimos con ella el molde a utilizar y previamente pincelado con aceite de oliva.
- Pinchamos la base con los dientes de un tenedor, y le ponemos encima papel de horno con garbanzos, lentejas, habas...lo que queraís. Así evitaremos que suba.
- La introducimos en el horno unos 15 minutos a 180º.
- Una vez horneada, retiramos el papel de horno, dejamos templar un poco, y la rellemanos con la mezcla el calabacín rehogado.
- Vertemos la mezcla de la nata, repartièndola bien por todos los lados .
- La horneamos 30- 35 minutos a 180º.
- En el momento de retirarla, espolvoreamos queso rallado por encima, y con el horno apagado pero aún con calorcita, volvemos a meter la quiché para que el queso se funda.
- Dejar asentar antes de servir.



Imprimir

19 de septiembre de 2010

Almejas a la marinera

Una receta de elaboracion sencilla y con un magnifico resultado. Como todas sabeís , la preparación de la almeja, es conocida en numerosísimas recetas culinarias.. sopas, arroces, fideos, y también como acompañante de pescados, tales como la merluza o el rape. Aunque la forma más tradicional de preparar las almejas, es a la marinera, y esta es mi manera particular de cocinarlas. Quedan sabrosísimas, y la salsa un pecado mortal si no pringas pan en ella. El único desperdicio ...la concha de la almeja jejeje.



Ingredientes:

- 1 1/2 de almejas.
- Pan rallado( se puede utilizar harina).
- 1 cucharadita de pimentón dulce(y picante si gusta que piquen).
- Aceite de oliva.
- 1 vaso de vino blanco Albariño.
- 4 dientes de ajo picados.
- Perejil picado.
- 2 cebollas medianas picadas.
- 1 vaso de agua.
- Sal y una hojita de laurel.


Preparación:

- Las almejas, hay lavarlas debajo del grifo y dejarlas en agua con abundante sal en un recipiente toda la noche, para que se desbaben solas.
- Al día siguiente, las lavamos nuevamente debajo del grifo y las metemos en una olla con un vasito de agua para que se abrirlas. De esta manera descartamos las que no se abran, las que estén rotas, o las que puedan abrirse y estar llenas de arena. Reservamos en un plato las almejas que nos valen, y colamos el agua de la olla, reservándolo también.
- Picar muy picaditos el ajo, el perejil y la cebolla, y rehogarlo todo junto en una olla a fuego lento,con un fondo de aceite de oliva y una hoja de laurel.
- Cuando esté todo casi pochado, añadir el pimentón dulce, fuera del fuego.
- Remover bien, volver a colocar la olla al fuego y verter el vino blanco, el agua de abrir las almejas, el sal y tapar la olla.
- Dejar hervir, e ir echando de a pocos el pan rallado, hasta conseguir una salsa ligera y no muy espesa.
- Agregamos las almejas, meneamos un poquito la olla y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego suave.
- Rectifica de sal si es preciso, y ten en cuenta que el pan rallado espesa mucho, aún después de que acabes de cocinar, y lo que necesitamos es conseguir una salsa con cuerpo, ni muy espesa ni muy suelta.



Imprimir

17 de septiembre de 2010

Panecillos de harina integral y trigo

Pues aquí os traigo estos panes que estaban de rechupete, tanto para comerselos con algo salado, o bien untados de mermelada al desayuno. Tienen razón las personas que dicen, que una vez que pruebas a hacer pan, ya no puedes parar de experimentar con él y de probar mil y una recetas. !! Engancha, doy fé !!. Sobre todo si aún eres una novata en estos menesteres,y te encuentras al final con un resultado la mar de satisfactorio.


Ingredientes:

- 250 grs de harina integral.
- 150 grs de harina de trigo.
- 250 cc de agua tibia.
- 10 grs sal.
- Semillas de sésamo.
- 15 grs de levadura de panadería.
- 1 cucharadita de miel.




Preparación:

- Desleimos la levadura en el agua tibia, y la vertemos en la panificadora.
- Seguidamente la miel, y por ultimo vamos agregando las harinas mezcladas con la sal.
- Seleccionamos el programa 7 de amasado, con una duración de quince minutos.
- Sacamos la masa, y la metemos dentro de un bol ligeramente enharinado.
- Cubrimos y dejamos reposar una hora.
- Pasado ese tiempo, amasamos un poco con las manos, formamos los panecillos más o menos del mismo peso,les hacemos unos cortes en la superficie no muy profundos, y los vamos colocando sobre papel sulfurizado dentro de la bandeja del horno.
- Dejamos que fermenten tapados de nuevo, durante otra hora.
- Precalentamos el horno a 220º, espolvoreamos los panecillos con las semillas, y horneamos aproximadamente unos 25 - 30 minutos.



Tradicional

- En un bol grande, mezclamos con ayuda de unas varillas manuales, el agua tibia, la sal, la levadura y la miel.
- Agregamos la harina poco a poco, para que no se nos formen grumos.
- Una vez bien todo bien mezclado, pasamos la masa a una superficie enharinada, y la trabajamos con las manos durante 10-12 minutos, hasta conseguir una masa elástica y suave. Utilizando más agua o harina si fuera necesario.
- Golpeamos la masa para que esté más esponjosa, y los pasos siguientes ya son iguales que haciendo la masa con la panificadora.




Imprimir