22 de mayo de 2016

Bacalao con repollo, patata y ajada

El bacalao es un pescado con un agradable sabor, pero más marcado que el de otros pescados blancos, precisamente por eso mismo no es del gusto de todo el mundo. A mi desde luego me encanta y sin duda es mi pescado favorito. Una forma en la que suele preparar en Galicia es esta que os traigo hoy, una receta tradicional que normalmente, a día de hoy, aún se sirve en muchas casas por Navidad.
Es un plato sencillo, sin pretensiones, pero con un resultado espectacular.


Ingredientes:

-  4 lomos de bacalao en su punto de sal.
- 1 repollo.
- 4 patatas gallegas.
- 3 dientes de ajo.
- 1 cucharada de pimentón dulce
- Sal.
- Aceite de Oliva Virgen Extra.


Preparación:

- Limpiamos el repollo despojándolo de las hojas exteriores más duras y cortándolo luego al centro en cuatro trozos .
- Lavamos las hojas del repollo y luego las cortamos con un cuchillo en trozos gruesos, quitando los troncos duros que pueda tener.
- Colocamos al fuego una olla con agua y sal, en cuanto llegue  a ebullición añadimos el repollo.
- Dejamos hacer hasta que comience a estar medio cocido.
- Pelamos las patatas y las cortamos en cascos y luego se las añadimos a la verdura.


- En el punto en que la patata no está dura pero tampoco cocida del todo, colocamos encima los trozos de bacalao.
- Dejamos cocer unos  4 - 5 minutos, retiramos del fuego y escurrimos.
- Calentamos aceite en una sartén con los ajos en láminas, en cuento se doren, se separan del fuego y dejamos que templen un poco.
- Añadimos el pimentón dulce, removemos bien y vertemos por encima del guiso.
- Es necesario que repose al menos una hora para que tome más sabor y se impregne todo con la ajada.
- A la hora de servirlo, se recalienta suavemente y a disfrutar se ha dicho.







 Print Friendly and PDF

19 de mayo de 2016

Mermelada de fresas y canela sin azúcar

Antes de que se acaban las fresas hay que darles movimiento en la cocina y si os gustan tanto como a mi, aprovecharos de ellas para preparar una rica mermelada que podemos disfrutar sin remordimiento alguno ya que no lleva azúcar. El aroma y sabor de la fruta unido al toque de la canela, aporta a esta mermelada un sabor espectacular para mi gusto. Ya es la tercera vez que la hago, a mi padre le encanta y como me devuelve los frascos vacíos con una nota dentro diciéndome " quiero mássssss"...pues voy y se la hago. Él se la sirve encima de unas tostadas al desayuno, pero a mi me gusta desayunar con un par de cucharadas en un yogur natural, está que se sale de buena.


Ingredientes:

- 1.500 kg de fresas.
- 1 cucharadita rasa de canela en polvo.
- 80 mlts de zumo de limón.
- 100 mlts de agua.
- 40 grs de Stevia en polvo ( a mi me llega esta cantidad, pero si os gusta dulzona, echar más).
- 2 mgrs de agar-agar.
- 3 hojas de gelatina.


Preparación:

- Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua.
- Cortamos los rabitos a las fresas, las lavamos bien y las cortamos en trozos pequeños.
- Metemos las fresas en una olla con la cucharadita rasa de canela, el zumo de limón y la Stevia.
- Removemos y dejamos que hiervan. Bajamos al fuego y las dejamos cocinar a fuego lento durante una media hora más o menos.
- Una vez las fresas se hayan deshecho, añadimos  las dos hojas de getalina escurrida.
- Removemos bien y agregamos el agar-agar disuelto en el agua.


- Removemos de nuevo y subimos al fuego para dejar que hierva durante dos minutos.
- Retiramos y le pasamos la batidora para que nos quede suelta y ligera.
- La repartimos en botes esterilizados previamente en agua caliente durante 8-10 minutos.
- Cerramos bien y una vez fría, la metemos en la nevera.
- Al día siguiente ya se podrá consumir.







 Print Friendly and PDF