17 de octubre de 2014

Guiso o estafado de ternera

Este guiso me recuerda a mi madre y a cuando mis hermanos y yo eramos pequeños.  Ella siempre nos preparaba un plato para cada uno, nos desmenuzaba la carne y con ayuda de un tenedor esmagaba el resto de los ingredientes. Convertía el guiso en un puré en forma de castillo, con su torre alta, otra más baja y como no, con su puente levadizo ( al que nunca vimos en movimiento, obviamente). Tenía su trabajo la pobre mujer, no llegaba con preparar la comida y tenerla en la mesa para cuando llegásemos del colegio, que además, y según se iba acercando la hora de nuestra llegada, se disponía a prepararnos nuestros respectivos castillos (osease, tres por aquel entonces).
Era una gozada llegar y encontrarse con esa obra de arte en el plato, con el hambre que traíamos y ver ese castillo tan mono esperando por nosotros, como que nos habría aún más el apetito.
Era evidente que la divertía ese momento. Y crecerse llena de orgullo al vernos " derrumbar" el castillo metiéndole el tenedor una y otra vez hasta no dejar ni rastro de él, también.
Pero claro, crecimos.  Y no hizo falta que lo hiciéramos mucho para darnos cuenta de que, lo del castillo de marras no solo era para hacernos la gracia o por pura diversión. Simplemente así nos comíamos todas las hortalizas o verduras que mi madre pudiera haber echado en el puchero. Y eso que si guiso nada tenía que ver con el mío, ya que ella le echaba muy poca cosa. Pero bueno, el caso es que conseguía que nos lo comiéramos primero con los ojos y sin preguntar o preocuparnos que llevaba, nos lo comiéramos después con la boca sin rechistar.
El truco lo puse en práctica años después con mi hija y puedo decir que en su vida ha comido tantas verduras, hortalizas  o legumbres. A día de hoy y siendo una mujer hecha y derecha,  lógicamente paso tres pueblos de hacerle castillos, simplemente me las como yo.
Así, tal como veis y con un buen trozo de pan en la mano, que la salsa lo pide a gritos.


Ingredientes:

- 1/2 kg de ternera gallega para estofar.
- 4 patatas grandes.
- 150 grs de guisantes.
- 2 zanahorias.
- 1/2 pimiento rojo
- 1/2 pimiento verde
- 1 tomate maduro.
- 200 grs de champiñones frescos.
- 1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- 1 vaso de vino blanco.
- 4 cucharadas de tomate frito.
- Aceite de oliva.
- Azafrán y sal.
- Perejil.


Preparación:

- Fríe dos dientes de ajo en una olla con poco de aceite.
- Una vez dorados, los retiramos y añadimos la carne en trozos medianos.
- En cuanto tome color, el perejil picado, la cebolla, el tomate, las zanahorias, los champiñones, y los pimientos troceados. Rehoga todo junto unos 15 minutos,


- Vierte el vino blanco, deja que se consuma durante unos diez minutos más removiendo de vez en cuando y agrega las patatas cortadas en cascos.
- Remueve, y cubre de agua. Añadiendo luego el azafrán, la sal, el tomate frito y los guisantes.
- Cocemos todo el conjunto hasta que las patatas estén en su punto.
- Retiramos del fuego y dejamos reposar media hora antes de servir.





 



  Print Friendly and PDF

15 de octubre de 2014

Manzanas asadas

Normalmente las manzanas que suelen utilizarse para esta receta son las de la clase reineta o golden, pero en esta ocasión voy a utilizar las manzanas del huerto de mi padre.   Son estupendas tanto para asarlas, como para hacer cualquier tipo de postre con ellas.  Ya os hablé de ellas en otra ocasión y la verdad es que no me cansaré de hacerlo porque son riquísimas.
El árbol tiene más de 30 años y da gusto verlo cargado de fruta, solo que hay tantas que al final caen a la tierra y es una penita no aprovecharlas. Así que hoy, tocan asadas. Mañana.... a saber.


Ingredientes:

- 8 manzanas
- Azúcar
- Mantequilla
- 1/2 vaso de agua
- 1/2 vaso de vino dulce (yo utilicé Moscatel, pero puedes ponerles el que más te guste).
- Canela en rama


Preparación:

- Precalienta el horno a 200º
- Limpia bien las manzanas quitándoles el corazón (si no tienes un descorazonador, utiliza la punta de un cuchillo para vaciarlas, y procurando no llegar al fondo de la manzana).
- Haz un corte superficial alrededor o a lo largo y colócalas en una fuente de horno.
- En cada agujero introduce un palo de canela partido por la mitad y una cucharadita de mantequilla.


- Espolvorea cada manzana con un poco de azúcar y riégalas con medio vaso de agua y medio de vino dulce.
- Hornea unos 25 - 30 minutos.
- Pincha con una aguja en un costado de la manzana; si la aguja entra bien, están en su punto.
- Servir templadas o frías.








 Print Friendly and PDF