28 de julio de 2014

Calabacines luna rellenos de pollo y pavo al Ras al Hanout

El Ras al Hanout es un sabroso y peculiar condimento que se usa con frecuencia en la cocina marroquí. En su confección se emplean de 4 a 30 hierbas y especias distintas, no habiendo una receta original para su elaboración. Esta particularidad explica que haya diferentes variedades de este condimento, aportando así características y matices exclusivos. Entre las muchas hierbas y especias que se pueden encontrar en su preparación podemos encontrarnos con el cilantro, el comino, el curry, el hinojo, el clavo, el cardamomo, la cúrcuma, el jengibre, la canela, la nuez moscada, el pimentón, el sésamo, la pimienta negra, entre otros.
Esta mezcla se revela como un ingrediente imprescindible en muchos platos del recetario marroquí, como los distintos tipos de tajín de cordero, verduras y pescado, o el conocido cúscus.
Desde que las descubrí también se han hecho imprescindibles en mi casa en muchos de los platos que preparo.  Uno de ellos es este, unos calabacines luna del huerto de mi padre que he rellenado con carne picada de pollo y pavo y el inconfundible aroma y sabor de estas especias.  Una receta muy sencilla y que pocos ingredientes más necesita al llevar entre ellos la Ras al Hanout, pero cuyo resultado es simplemente espectacular.


Ingredientes:

- 4 calabacines luna
- 200 grs de carne de pavo picada.
- 200 grs de carne de pollo picada.
- 2 cucharadas de Ras al Hanout.
- Tomates cherry.
- Perejil.
- 1 cebolla.
- 1 diente de ajo.
- Aceite de oliva.


Preparación:

- En un bol mezclamos la carnes picadas con las especias Ras al Hanout.
- Cubrimos con papel film y dejamos en maceración toda la noche en la nevera.
- Cortamos la parte de arriba de los calabacines y con ayuda de un sacabolas los vaciamos.
- Los ponemos a cocer en abundante agua con un poquito de sal y en cuanto veamos que comienzan a estar tiernos los retiramos, escurrimos sobre papel absorvente boca abajo y reservamos. No hace falta que estén cocidos del todo ya que en el horno acabaran de hacerse.
-  En una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva pochamos a fuego lento el ajo y la carne de los calabacines picados y la cebolla cortada en brunoise ( corte en  dados pequeñitos uniformes  de unos 5 milímetros. Se usa mucho  para rellenos y generalmente se obtiene a partir de las tiritas de la verdura cortada previamente en juliana).


- Una vez tengamos estos ingredientes blanditos y hechos, los reservamos en una fuente y agregamos a la sartén la carne macerada con las especias.
-  Subimos al fuego y sin parar de remover, vamos marcando la carne hasta que la veamos cambiar de color.
- Retiramos del fuego, unimos la carne de los calabacines y mezclamos bien .
- Rellenamos los calabacines y los disponemos en una fuente refractaria. Colocamos un tomate cherry encima de cada uno y rociamos con un chorrito de aceite de oliva.
- Los llevamos al horno precalentado a 180 º y en cuanto veamos que los tomatitos se abren, retiramos la fuente del horno y espolvoreamos con perejil picado.
- Las brochetas de cherrys las he hecho en la misma fuente que los calabacines, aprovechando los jugos que quedaron en ella.






 Print Friendly and PDF

25 de julio de 2014

Natillas de chocolate

Otro de los postres tradicionales que forman parte de mi lista de favoritos, son las natillas.  Un postre perfecto, fresco, fácil de preparar y con el que queda como una reina porque suele gustar a todo el mundo.  Nada como unas natillas caseras con intenso sabor a chocolate, un disfrute total desde la primera cucharadita hasta la última.


- 200 grs de chocolate fondant para postres.
- 4 yemas de huevo.
- 130 grs de azúcar glas.
- 700 mls de leche.
- 1 cucharada colmada de maicena.


Preparación:

- Batimos las yemas con el azúcar glas con ayuda de unas varillas manuales.
- Disolvemos la maicena en 100 mlts de leche y se la incorporamos a la mezcla anterior.
- Removemos  hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
- Ponemos al fuego el resto de la leche y vamos agregándole el chocolate en trozos sin parar de remover.
- Una vez comience a hervir lo retiramos del fuego.


- La mezcla de maicena la iremos añadiendo al chocolate en forma de hilo y removiendo rápido y continuadamente para que no cuajen las yemas.
- Todo bien mezclado, colocamos al fuego de nuevo y removemos seguido hasta conseguir una textura espesa.
- Repartimos después las natillas en copas y las dejamos que templen.
- Metemos luego en la nevera y al día siguiente podrás degustar unas natillas deliciosas.








 Print Friendly and PDF